Sillón Irvine

El sillón Irvine es una pieza de mobiliario con un diseño muy distintivo y original. Su característica más destacada es el acabado de sus patas, que emergen directamente del cuerpo del sillón y están tapizadas. Estas patas son notables por su número limitado, ya que solo cuenta con tres de ellas, pero son excepcionalmente anchas, lo que proporciona una gran estabilidad al sillón. Esta combinación de un diseño minimalista en cuanto a la cantidad de patas con su amplitud las hace un elemento único en su estilo. El respaldo y los brazos del sillón Irvine forman una sola pieza, lo que crea una sensación de continuidad y fluidez en su diseño. Además, esta pieza de respaldo y brazos tiene una altura que brinda un alto nivel de comodidad a quienes se sientan en el sillón. Esta característica lo hace ideal para entornos de hostelería, como hoteles y restaurantes, donde la comodidad de los clientes es una prioridad, pero también se valora el aspecto estético y la originalidad del mobiliario. En resumen, el sillón Irvine se destaca por su diseño original, con patas anchas tapizadas, respaldo y brazos continuos de altura cómodos, y es una elección perfecta para crear ambientes únicos y acogedores en la industria de la hostelería. Su estilo moderno y distintivo lo convierte en una pieza de mobiliario atractiva y funcional para cualquier espacio.
El sillón Irvine es una pieza de mobiliario con un diseño muy distintivo y original. Su característica más destacada es el acabado de sus patas, que emergen directamente del cuerpo del sillón y están tapizadas. Estas patas son notables por su número limitado, ya que solo cuenta con tres de ellas, pero son excepcionalmente anchas, lo que proporciona una gran estabilidad al sillón. Esta combinación de un diseño minimalista en cuanto a la cantidad de patas con su amplitud las hace un elemento único en su estilo. El respaldo y los brazos del sillón Irvine forman una sola pieza, lo que crea una sensación de continuidad y fluidez en su diseño. Además, esta pieza de respaldo y brazos tiene una altura que brinda un alto nivel de comodidad a quienes se sientan en el sillón. Esta característica lo hace ideal para entornos de hostelería, como hoteles y restaurantes, donde la comodidad de los clientes es una prioridad, pero también se valora el aspecto estético y la originalidad del mobiliario. En resumen, el sillón Irvine se destaca por su diseño original, con patas anchas tapizadas, respaldo y brazos continuos de altura cómodos, y es una elección perfecta para crear ambientes únicos y acogedores en la industria de la hostelería. Su estilo moderno y distintivo lo convierte en una pieza de mobiliario atractiva y funcional para cualquier espacio.

Opción acabados

Proyectos relacionados

No se encontraron proyectos relacionados